El día en que Adolfo Zaldívar condicionó su apoyo al Transantiago pidiendo la salida de los ministros de Hacienda y OO.PP.

Corría junio de 2007 y habían pasado sólo cuatro meses desde la desastrosa puesta en marcha del Transantiago por parte del gobierno de la Presidente Michelle Bachelet, cuando desde su propia coalición el entonces senador DC, Adolfo Zaldívar, pidió la renuncia de los ministros de Obras Públicas y de Hacienda para apoyar el proyecto para inyectar 290 millones de dólares al sistema de transporte capitalino.

“Estoy dispuesto a votar favorablemente si hay un cambio sustantivo en la conducción del proceso. Eso demanda que los ministros que indujeron a la señora presidenta a dar el vamos a este desastre, diciendo que la carga se arreglaba andando, pongan sus cargos a disposición. Los ministros de estado en un país serio y con sentido republicano, no pueden ni deben eludir sus responsabilidades.

Desde el gobierno calificaron en ese momento como inaceptables, las condiciones que puso el senador Zaldívar para que aprobaran el proyecto.